En el momento de realizar un reportaje de primera comunión existen diversas primeras opciones y una de ellas es optar por la fotografía de comunión en estudio, un modelo de reportaje que sin duda aportará una mayor calidad profesional a tus imágenes puesto que en el estudio el fotógrafo profesional podrá controlar todos los elementos que intervienen en la captura de una imagen, principalmente la luz.

En este tipo de book fotográfico de comunión en estudio es muy aconsejable que estén presentes los padres, así los niños se sentirán más cómodos. Pero también resulta deseable la presencia de ciertos elementos que provoquen las mejores sensaciones de los pequeños ante la cámara y que variarán en función del tipo de fotografías deseadas y de la propia personalidad de los niños como pueden ser peluches, juguetes, mascotas o, en general, cualquier elemento que dé confianza al niño y le haga perder el “miedo escénico” que puede provocarle el estar ante el objetivo de una cámara y montones de focos y luces que apuntan hacia él.

También con el fin de que los niños se sientan cómodos, al llegar al estudio el fotógrafo profesional le mostrará las instalaciones y le explicará qué es cada uno de esos objetos que ve (cámara, focos, fondos, reflectores…) ya que de esta forma irán tomando confianza con el nuevo entorno y será mucho más fácil y rápido que hallen su zona de confort que, finalmente, permitirá que den lo mejor de sí mismos ante la cámara.

Pequeñas bromas o hablar de sus gustos y hobbies será una eficaz manera de romper el hielo y comenzar reportaje de comunión con tranquilidad, sin prisa, como si se tratase de un juego más al que están tan acostumbrados. De esta forma los niños no posarán de forma forzada y las fotos obtenidas desprenderán naturalidad.

Sólo así la book de primera comunión en estudio resultará todo un éxito, uno de los mejores recuerdos de ese gran día.