Dependiendo del fotógrafo de bodas que elijáis para inmortalizar vuestra historia, cambiará los hechos de una  forma diferente. Y es que cada fotógrafo tiene un estilo contando algo, algunos ni cuentan nada, simplemente hacen fotos según van sucediendo los hecho. Sin embargo para Bodas y Bebés, contar la historia de vuestra boda es lo más importante.

Como normalmente acudimos dos fotógrafos de bodas a la ceremonia. Antes del día nos organizamos, y cada uno se encarga de fotografiar cosas diferentes, para no repetir las imágenes. Uno a lo mejor toma fotografías más generales y el otro más de detalles. En definitiva, lo importante es contar paso a paso lo que va sucediendo.

Comenzamos en casa del novio, donde realizamos siempre el mismo ritual, tomamos imágenes del novio vistiéndose, la madre, el padre los hermanos,  ayudando en todo momento y participando en todo momento. Mientras tanto capturamos miradas de complicidad y de cariño entre la familia.

Nuestro reportaje de bodas continua en casa de la novia, donde tomamos las fotos más naturales de la familia. Nos centramos en capturar y documentar lo que esta pasando, como maquillan a la novia, como la peinan…A la vez el otro fotógrafo se va encargando del resto de fotos, los anillos, los zapatos, el vestido, detalles importantes que no podemos dejar escapar. Posteriormente fotos de la novia con su madre, como le ayuda a colocarse el vestido, como le abrocha los botones, una mirada espontanea entre ellas, un abrazo…Momentos muy emotivos que pasan muy rápido y no se nos pueden  escapar.

Corriendo nos vamos a la iglesia, para intentar llegar antes que el novio si es posible. Hacemos fotos de como van llegando los invitados, como van saludando a al novio. Mientras el segundo fotógrafo va tomando fotos de la iglesia y de pequeños detalles.

Un fotógrafo se queda dentro y otro fuera, para no perder ni un momento importante cuando llegue la novia, tanto en el coche como cuando entra a la iglesia.

Durante la misa nuestras fotografías  son muy emotivas, y conseguimos plasmar cada momento de una forma muy especial. Uno de nuestros fotógrafos se queda fijo en el altar y el otro se va moviendo por toda la iglesia, para conseguir imágenes diferentes, desde todos los ángulos.

Una vez finalizada la misa, hacemos las fotografías de la firma de los testigos y tomamos las fotografías familiares dentro de la iglesia. Aquí no pueden faltar los posados, la familia tiene que tener fotografías con los novios, como toda la vida la vida se ha hecho, ese será su recuerdo de bodas.

Cuando van a salir los novios de la iglesia hacemos la misma maniobra, un fotógrafo dentro y otro fuera, para tener las máximas fotografías de ese momento tan bonito.

Para concluir, deciros que nuestros reportajes de bodas son especiales, no faltará ni un solo momento importante y cotaremos vuestra historia de la forma más bonita y original que os podéis imaginar.