Este fin de semana realizamos una sesión de fotos a Nerea y a Mario, dos hermanitos encantadores que nos hicieron reír sin parar con sus poses,  gracias a ellos la sesión fue muy divertida. En un principio teníamos pensado hacer el la sesión en exteriores pero hacia mucho frío y Nerea estaba un poco resfriada, con lo cual decidimos improvisar y hacer el reportaje en casa de los peques, finalmente salió todo fenomenal.

Normalmente los padres prefieren las fotografías en estudio o en localizaciones bonitas, pero como veréis en estas fotos, en una casa se pueden hacer fotografías muy creativas y jugamos con una ventaja…. y es que los niños se sienten mejor en su entorno, posan de forma mas natural y sin tensiones, así actúan libremente  y mientras nosotros podemos capturar las mejores imágenes.

Como fotógrafos de bebés os recomendamos una sesión de fotos en vuestra propia casa, no os arrepentiréis, haremos unas fotos muy originales. Además, en una casa tenemos más posibilidades y multitud de opciones divertidas que os sorprenderán….

Ahora para que veáis una muestra de lo que se puede hacer os dejamos estás fotos de las que estamos muy orgullosos.