Si acabas de ser mamá sin lugar a dudas estás viviendo uno de los mejores y más especiales momentos de tu vida. Las sensaciones están, más que nunca, a flor de piel y cada instante que pasas junto a tu pequeño es un estallido de sentimientos y emociones que deseas guardar para la posteridad porque esta etapa de tu vida, aun siendo ya madre con anterioridad, o aunque lo vuelvas a ser en el futuro, es única.

Para inmortalizar estos momentos nada mejor que una sesión de fotos newborn llevada a cabo por un fotógrafo profesional, tanto en conocimientos técnicos del arte fotográfico como con experiencia en fotos infantiles, que cuente con las aptitudes y actitudes necesarias para este tipo de fotografía, que sea muy paciente y que disponga de todo lo necesario para “dar a luz” una fotografías realmente preciosas, originales e inolvidables.

Además de encontrar al fotógrafo o fotógrafa adecuado, también deberás pensar en un concepto o idea general sobre el reportaje de fotos newborn o de recién nacido, una paleta de colores o una tema que inspire las bellas imágenes resultantes.

El centro de las fotos será siempre tu bebé, pero un entorno bonito y original hará que esas imágenes luzcan mucho más y sean la envidia sana de familiares y amigos.

La inspiración animal, combinada con texturas acogedoras como la ropa afelpada y colores suaves resulta especialmente tierna en el book de fotos newborn. Puedes además utilizar fondos naturales, desde una frondosa y verde selva hasta el blanco nuclear de un fondo ártico, todo depende de la idea que tengas en mente.

Otra idea es inspirarte en elementos propios de la época del año en la que ha nacido tu bebé, por ejemplo, un gracioso gorrito de lana que simule un búho es perfecto para el otoño; y las flores, arbustos, colores verdes y vivos, para la primavera.

Por supuesto, la compañía de un pequeño osito de peluche junto a tu bebé nunca pasará de moda, aportando un nivel de ternura sin parangón.