Si te encuentras en la última fase de embarazo y apenas restan unas semanas, e incluso unos pocos días, para que tu pequeño o pequeña venga al mundo, entonces es el momento ideal para encargar y organizar el reportaje newborn que se convertirá en el más bonito y tierno de tus recuerdos.

El paso primordial, y primero que debes dar, es localizar un buen fotógrafo profesional que además esté experimentado en la fotografía newborn y de bebés ya que se trata de una especialidad que requiere de dotes especiales, sobre todo amor por los niños y paciencia, mucha paciencia para poder amoldarse a los ritmos del bebé.

El paso primordial, y primero que debes dar, es localizar un buen fotógrafo profesional que además esté experimentado en la fotografía newborn y de bebés ya que se trata de una especialidad que requiere de dotes especiales, sobre todo amor por los niños y paciencia, mucha paciencia para poder amoldarse a los ritmos del bebé.

Como decíamos, es muy importante que contactes con tu fotógrafo newborn antes del parto para que lo tenga en cuenta e incluso que le aportes una posible fecha. De esta forma podréis establecer una fecha provisional. Y una vez que tu bebé haya nacido, contacta de nuevo con él, o con ella, para confirmar el día de la sesión de fotos.

Para el reportaje de fotos newborn en Madrid podrás escoger entre el propio hospital, tu propio hogar o, mejor aún, un estudio fotográfico que disponga de instalaciones acondicionadas para este tipo de sesión, con atrezzo para dar un toque diferente a este maravilloso recuerdo.

Tu fotógrafo newborn se adaptará a vuestras necesidades y te facilitará toda la información necesaria para que sepas que es lo mejor para el bebé.

Para conseguir las mejores instantáneas de tu bebé en estudio se requiere de varios elementos: cámara, flash, reflectores y también algún fondo, atrezzo, ropa, etcétera.

El momento ideal es durante los primeros quince días de vida de tu bebé, especialmente entre los días cinco y quince dado que durante este tiempo tu bebé aún conserva parte de su posición fetal, pasa gran parte del día dormido y además es mucho más manejable y flexible lo que permitirá adoptar poses fantásticas capaces de transmitir la máxima ternura y emotividad. Todo esto evitará que se estrese, hará que la sesión de fotos sea más fácil y por tanto el resultado, mucho mejor.