Hoy Bodas y Bebés quiere contaros todo  lo que conlleva realizar un reportaje a un recién nacido.

Éste,  tiene que ser tratado por una persona con unas características especiales, ya sabemos que los bebés no le gustan a todo el mundo y para ello hay que tener  una sensibilidad especial.

En Bodas y Bebes lo tenemos todo muy estudiado y por esta razón es muy importante que la persona que fotografíe al bebé sea especialista y que le gusten los bebés. Es de la única forma que se pueden conseguir imágenes de un recién nacido, ya que no es tarea fácil.

Nosotros nos sentimos  afortunados, poder ser  fotógrafo de recién nacidos es maravilloso y es un gran gran privilegio ser participe de esos primeros días de vida de un ser humano. Poder estar ahí, presente, y ser una de las primeras personas que les está retratando, es un verdadero regalo para nosotros.

Cuando vemos esas imágenes de los bebés dormiditos y relajados parece que es muy sencillo, sin embargo es toda una aventura. Esos primeros días los pequeñines no paran de llorar, tienen que comer cada muy poco tiempo, hacen sus necesidades y todo lo que les plazca, y aunque parezca mentira, entre medias nosotros hacemos el reportaje.

Para conseguir el tipo de fotografías que os mostramos en este post, con técnicas posturales, se requiere de una preparación especial. Para fotografiar a un recién nacido dormido es muy importante tener en cuenta varios factores:

  • Se recomienda hacer este tipo de fotografía dentro de las tres primeras semanas de vida.
  • La mejor hora, por la mañana temprano.
  • Media hora antes de comenzar la sesión, dar de comer al bebé y conseguir que se duerma.

Para nosotros cada book de recién nacido es un reto y no se puede planificar nada, cada uno te muestra una cosa y sin darse cuenta y de forma natural, hacen que cada momento sea especial.